martes, 8 de agosto de 2017

Camping en Eslovaquia, High Tatras

Un poco de información sobre Eslovaquia

Eslovaquia, tal y como la conocemos ahora tan solo tiene 24 años. Ya que después del fin de la segunda guerra mundial hasta 1993 formaba parte de Checoslovaquia junto a República Checa.

Actualmente utilizan el Euro, por lo que no tenemos problema con el cambio de moneda.

Hablan Eslovaco y muy poco inglés.

Eslovaquia


La primera cosa que teníamos que hacer tras pasar la frontera de Hungria a Eslovaquia era encontrar una gasolinera para comprar la famosa "viñeta" de la autopista. Trata de una pegatina que se coloca en el coche y los lectores de la autopista los leen, es obligatoria ya que no hay peajes.

Tuvimos alguna que otra complicación para encontrarla ya que en las gasolineras que parábamos no las tenian y era difícil comunicarse ya que no hablan casi nada de ingles. Finalmente topamos con una gasolinera "OMV" (de color azul y verde) y no se trataba de una pegatina sino que en una Base de datos introducen el número de matricula y te dan un resguardo, nos costó alrededor de 12€.


Pakmanskà Masa

A primera hora de la tarde llegamos a la presa Pakmanskà, la cual se encuentra rodeada de tres pueblecitos. 

Aquí no hay mucha cosa a hacer más que ir a pescar, hacer kayak o pasear alrededor del lago. Dado que ya era tarde optamos por la ultima opción.




Acampamos en la explanada que hay en la parte posterior del Hotel Priehrad por 7€. El campsite dispone de duchas y lavabos (que no limpian muy habitualmente...), lo gestionan desde el mismo hotel (el cual ha pasado épocas mejores). Pero el lugar de acampada tal y como demuestra la foto era encantador, dormir con vistas al lago y con poca gente a tu alrededor no tiene precio.



En el pueblo hay unos 3 - 4 sitios dónde se puede comer o cenar, pero acabamos cerca del campsite buscando algo de calor.

Spiš Castle

A la mañana siguiente desmontamos la tienda y nos pusimos en dirección a las montañas High Tatras, dónde queríamos pasar un par o tres de noches. De camino paramos a visitar el castillo Spissky, situado en lo alto de una colina.


Este castillo data del siglo XII y ocupa alrededor de 40.000 metros cuadrados, es muy popular en la zona, pero por suerte llegamos temprano, hacia a las 9:30 y lo visitamos prácticamente solos (a las 11 estaba completamente lleno de gente). El precio de la entrada son 5€ y disponen de audio guias.


Aún dispone de unas cámaras que se pueden visitar y dónde han representado algunas escenas de la época. También te van explicado como se vivía entonces, un poco bárbaro y violento para nuestro gusto.

También se puede subir a la torre principal, a través de una escalera bastante estrecha que la va rodeando interiormente. Sin dudarlo subimos y no nos fijamos en el cartel de la entrada, por lo que cuando llegamos arriba del todo y salimos al exterior nos llevamos una desagradable sorpresa. 
Fuimos atacados por un ejercito de hormigas voladoras!!!




Si siguen ahí os recomendamos que no subáis, nos quedamos con la sensación que las teníamos por todo el cuerpo.

Levoča

Seguimos nuestro camino hacia las montañas pero antes paramos a vistar el pueblo de Levoca, que forma parte del patrimonio de la humanidad de la UNESCO por su centro historico y las murallas que lo rodean.

No hace falta disponer de mucho tiempo para visitarlo, se trata de un pueblo más bien pequeño y en menos de una hora de tiempo de verlo todo.



Aprovechamos para comer y descubrimos que Eslovaquia tienen menú diaro muy económico, por 2,50€ - 4€ entra una sopa del día (muy ricas) y un segundo plato.

Štrbské Pleso - High Tatras

A primera hora de la tarde llegamos por fin al High Tatras, más concretamente al lago Štrbské. La idea era realizar una excursión a pie hasta el siguiente lago a través de la ruta hacia el Kriváň, en total 1,30 ir y volver.


Pero tuvimos la mala suerte que justo al llegar empezó a llover mucho por lo que tuvimos que suspender el plan. Nos resguardamos en un café hasta que al cabo de casi dos horas la lluvia aflojó, ya no teníamos tiempo de hacer la excursión y llegar hasta el camping para montar la tiempo con luz de día, por lo que hicimos un tranquilo paseo alrededor del lago. Muy transitado por cierto, pero muy bonito.




Zelené pleso Kežmarské - High Tatras

Nos alojamos por dos noches en el camping Rijo Camping Stara Lesna por 15€ la noche, muy limpio y tranquilo, a solo unos minutos en coche del punto de partida a la excursiñon al Zelené pleso Kežmarské.

Lo curioso fue que justo dónde habíamos puesto nuestra tienda, otra pareja se colocó bastante cerca. Resultó que era una pareja de holandeses y de los cuales nos parecía que los conocíamos... Finalmente dimos de que los conocíamos, resulta que coincidimos con ellos en Rantepao, Indonesia! En la excursión en moto al funeral Toraya. Menuda coincidencia después de casi 5 años!



Bien pronto por la mañana iniciamos el recorrido por el High Tatras, un recorrido circular de unas 6 horas, dónde llegas al lago "Zelené pleso Kežmarské".

Llegamos al pueblo Tatranská Lomnica, y desde allí tomamos el telesilla, por 19€ ir y volver por persona, hasta Lomnický štít dónde empieza el camino (en realidad se puede empezar desde el pueblo, pero eso seria añadir 2-3 horas más a la caminata).  Una vez terminamos el recorrido nos dimos cuenta que hubiera sido mejor opción no realizar el camino circular y hacer la subida con el telesilla y bajar a pie hasta el pueblo (siguiendo el camino con las marcas azules), pero de esta cosas te das cuenta cuando ya los has hecho.





Seguimos la ruta roja que sube hasta la cima y de allí realiza un descenso hasta el lago Zelené. Fue bastante tranquilo y suave, tardamos 2:45min hasta llegar al lago, dónde hay un pequeño restaurante que hacen unas sopas muy ricas, tomamos la sopa de judías, algo cara, 5 euros. Aunque llevábamos nuestro picnic no nos pudimos resistir a la sopa...





Para la vuelta cambiamos la ruta por la ruta amarilla, la cual trata en realizar un descenso por piedras, durante una hora bastante molesto. Enlazamos con la ruta azul mediante un ascenso de 15 minutos, pero si creíamos que no habían más subidas nos equivocamos.

Esta ultima parte se nos hizo un poco más pesada, no llevábamos suficiente agua para todo el recorrido, pero lo superamos sin problemas.


Después de 7 horas del momento de partir finalmente llegamos de nuevo al telesilla. Nos sentíamos muy muy cansado pero a la vez muy realizados, ya la verdad es que el paisaje es espectacular.

Parece mentira lo altos que nos encontrábamos.  Nos gustó mucho y ahora que ya sabemos lo que hay lo volveríamos ha hacer.


Esa noche dormimos bien planos y muy profundamente.



La próxima parada ya será en Polonia, por 3-4 días, queremos visitar Crackovia y el campo de concentración de Auschwitz. Y más adelante seguiremos con Eslovaquia.

¡Seguímos!

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario